Desde 2005
583 apuntes archivados a fecha 5 de septiembre de 2016






lunes, 19 de septiembre de 2011

Sesenta y cuatro, y sesenta y cinco. De Tirriae.


 “Tirriae”
Mamá Luna
19 de Septiembre, 2011
 



Sesenta y cuatro

Ya me visitó la luna hace años, muchos años, y ayer lo hizo de nuevo. Anoche temblé cual lo hiciera en la infancia primera. Ayer, la luna me sobrecogió, persiguiéndome; tenaz, elevada a la propotencia "esenciallá" del creciente menguante, muy menguante, menguante al oeste del poniente ojo, mágica, extraordinaria, bruja por corresponderle creciente luminoso... abofeteándome la razón. Nuevamente vino a mí, acongojándome, antaño vino a mí, sí, más piadosa, en su lógica evolución.

Menguante, ¡ayyyyyyyyy... ay... cuando no lo era, ayyyyy!
La madrugada despertó aquellos cinco o seis años que tuviera, meones, que no pajizos como ahora, sobre el colchón de la cama de mueble, junto a la pared, cercanas las gitanillas del balcón babero, frente al lienzo de yeso blanqueado bajo la alacena, mi alacena, entonces cal negra sobre la que, mostrando verdadero rostro, rió, rió y rió, reía, de mí se reía, sus labios eran gruesos, afilaba nariz, y, enorme, lucía el único ojo que me desafiaba. Vino la luna al joven vino, vino.
Llanto, y otro ¡Ayyyyyyyyyy... ay... cuando no lo era, ayyyyy!
Recuerdo que, después, mamá me sostenía entre sus brazos, consolándome, decía que se trataba de una pesadilla.
Pero no era así. La luna vino a verme, tan seguro estoy como lo estuve ayer, ¡coño!, no se me pudra un dedo, Ana pudo comprobarlo a lo largo de seis horas:
-    Es cierto, Pepe, nos persigue, y es curioso, le corresponde creciente luminoso y no menguante… ¿y eso? -me acompañó Ana en el diálogo-.
Es triste pensar en ufanos ignorantes descreídos que escupirán sobre mis ciertas palabras que juro, digo que la luna me ha visitado en dos ocasiones, ea, voraz  la última; burlona, desafiante, asaz, penetrante, acosadora, agorera y tétrica. No soportan mi verdad los evangelios, y no me importa en la nada, nada. Así hierva la pila y se derrita el basamento.



Sesenta y cinco

Después de tres meses en mi casa, tras cansado viaje, dejé a mamá en su tierra, Córdoba, en casa de mi hermana Cristina. Hundidos barcos bajo el lago sus pupilas, mamá se me antojó más vieja, mucho más, menos agua, y tragué nuez. Conforme el retrovisor del vehículo que avanzaba me devolvía su imagen invertida, despedida en mano, advertí sobre su horizonte la presencia de la luna que me acompañó, implacable, hasta Valencia.

María, María y melaza buena.


___________________________________________________


(Música: El aullido de Frederic Amat. Cortometraje. Enrique Morente, Nana de Oriente)


He pagado, recientemente, a mi proveedor de telefonía e internet, las facturas pendientes, amén de la cuota por derechos por restablecimiento del servicio. Pido perdón a todos.


Lo que les venga a la mente.

Notas varias:

1. No hablo hoy de política por razones varias:
- Estoy cansado, muy cansado.
- No me sale de los huevos.

2. Envidia cochina para todo áccesit, se siente, que les den...
[Quedó en segundo lugar quien mejores nalgas tenía, nada de nada a pesar de "tot", Ana al acecho, peor que la luna aquella]

3. Quedé enterado (y participé -mierda para quien no me crea- a mi manera, voz a la palabra) de la mierda que han defecado sobre Larisa. Ya me cagué, en su día, sobre todos los muertos más frescos de censor cualquiera, no hay tarado que no porte bigotillo a lo bigote Paco, el Sr. Mañana (distinguido poeta de seguidores y pico mil -eliminé la posibilidad de seguirme- y más picos) dije Mañana, quería decir Mañana, nada dije antes, decía que no hay mañana que no apetezca autocomplacencia, o sea, buena paja, sí, ya sé... mental quise decir. Que se jodan también los retóricos imperdonables. Decía que la mía, hablo de pajas, la de mañana -ahora sí-, dedicada a él queda. Que nadie se ofenda, dejo esto en momentos previos, prietos, se me acaba de descomponer el vientre. Tengo amplia pelusa en el culo que me excita el esfínter. A buen entendedor, chicle de clorofila. Más vale hoy aseo que discreción. 
- Larisa, lo juro, es mujer, a no ser que a través del teléfono se ponga su hermana.
- Me gustaría, me apetece, buscaría una cita a ciegas con Larisa. Por gorda que estuviese, me encantan las gordas, Ana lo sabe.
- Le diría a mi "hemela" "Marilù": Ni se t'okurra enkontrarte kon Mañana, panda de hilipollâ ai por aí. Lò peòh der bloguuè cà día me pone mâ. ¡Cagontoooooooò...!
- Sé que Larisa "ehtà", "jaté", namorè.
- Larisa: ¡¡¡Que te vayas a Somalia!!! ¡¡¡Que me des el siiiiiiiiiiií...!

4. Eva Mari, ya sé, lo leí, me siento culpable. Culpa mea y de telefónica, y de cosas más, te enviaré por
e-mail eso de los kilos. No tengo perdón. Hablaremos lo de Disneyland. Y gracias por todo.

5. Me ha sorprendido el blog notascordobesas.blogspot.com
Sí, me ha sorprendido.

     

10 comentarios:

  1. Afortunadamente el servicio de atención al cliente no ha atendido la bazofia de denuncia del "insigne poeta Mañana", aunque algún que otro le haya "reído" la ocurrencia. Y ya, ya sé que nuestra amiga no tiene "palito y dos bolitas"... esa frescura al escribir, esa ironía tan femenina lo canta a gritos ¿verdad?

    Me alegra tenerte rondando de nuevo, querido poeta. dos abrazos ¡y comparte!

    ResponderEliminar
  2. Qué contentastoy Pepico mío de que yastés aquí.
    En cuanto a lo que dices de Larisa, me da igual si lo es como si no lo es. La quiero a ella. La adoro por su frescura y por su sensibilidad, inteligencia, gracia y salero. Por todo.
    Casi tanto como a ti o más.
    Después de todo, las comparaciones siempre son odiosas.
    Te quiero poeta.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay me duele un poquito ahí cerca del corazón!

    ResponderEliminar
  4. Que contenta estoy de volver a encontrarme contigo.

    Me ha emocionado ese final de tu entrada. Mucho

    Un abrazo, un beso y un achuchón

    ResponderEliminar
  5. Por fin de vuelta, pirata.
    Lo que daría yo ahora mismo porque esa luna de Valencia me hiciese perder la razón como lo suele hacer...
    Siempre nos quedará Disney, tranquilo :)
    Besotes.
    P.S. Lo de los kg va fenomenal!

    ResponderEliminar
  6. Pepe, acabo de pegar un salto porque tenía los altavoces a todo volumen...esas cosas no se hacen, que me has despertado a la niña Pepe!!! jajaa

    La luna a mi no me visita porque sabe que si viene, ya no la dejo ir...

    Espero que todo marche bien con ella, se ve que es un pan de Dios...como todas las madres...o casi todas.

    Un besito, cielo.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de que estés de vuelta, se te echaba de menos.
    Y me alegro de que Larisa no tenga pito, lo contrario hubiera sido un trauma.
    A ella también la hecho mucho de menos, había mucha frescura en ese rincón.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡QUE TE VAYAS A SOMALIA!!!

    ;)

    Guapo ereh.

    ResponderEliminar