Desde 2005
583 apuntes archivados a fecha 5 de septiembre de 2016






viernes, 2 de diciembre de 2011

Martinete, no más.



No existe mayor ritual sagrado (lo digo yo, el endemoniado), que el sacramento consagrado por el pobre a quien el hambre pesa, y nada tiene en el comer diario.
.
A pesar de eso, el miserable reza a ver qué, y, ¡milagro!, limpia todos los días su mesaespesa enorme, y el vacío grande de la despensa.
.
.

14 comentarios:

  1. El pobre tiene la esperanza de que cada día suceda un milagro, el rico los compra.



    Te quiero amigo.

    ResponderEliminar
  2. El pobre tiene que recoger las migajas que el rico deja y con eso llenar, a diario, su mesa. Vida injusta que es esta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que la mayoría de los que venimos por aquí, no sabemos que es la verdadera pobreza, esa que devora...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Cuanta hambre, José Alfonso.
    Cuanta hambre del padre que limpia la despensa con las uñas y la sangre y reza.
    Pero no hay milagro.
    Te abrazo a puñaos.

    ResponderEliminar
  5. ayer escuché a una mujer que ha realizado un documental acerca de la obsolescencia programada (menuda palabrita jaja). Seguro que también escuchaste la radio y sabes de que estoy hablando; trata de lo poco que duran las cosas que compramos, de que ciertos aparatos electrónicos están programados para que duren un tiempo concreto. Bien pues añadía que ahora las personas no son más felices que a principios del s. XX, cuando la población no tenía todo lo que deseaba, más o menos como ahora...

    toda esta parrafada para intentar escribir que ahora puede que encontremos más pobres de mente, de ánimo y de espíritu que hace 40 ó 50 años... creo jajaja

    un fuerte abrazo
    :))

    ResponderEliminar
  6. Hay despensas llenas de hambre. Y despensa llenas de comida para personas con hambre de ser.

    ResponderEliminar
  7. Y despensas repletas que luego nadie usa.
    Tu sobrina, ¡tremenda mujer guapa!
    Besos besos

    ResponderEliminar
  8. Pues estoy con Genín, mira qué cosas

    dos abrazos ¡guapo!

    ResponderEliminar
  9. ¿Se puede saber dónde te metes?
    -No, no se puede saber.
    -Po güeno po fale.

    ResponderEliminar
  10. Te quiero mucho Pepe, ojalá estés bien.

    ResponderEliminar
  11. Lo tenemos todo y nos quejamos...y hay quienes no tienen nada.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  12. Qué golpe a la realidad, que manera de poner los zapatos sobre la tierra...

    abrazote

    ResponderEliminar
  13. Niño, aunque no estemos para fiestas ni posiblemente haya fiestas que festejar; yo, para que no decaiga la fiesta, he hecho una entrada especial en el diario del loco, por si te quieres dar una vuelta (tú puedes traer la botella de anís y el tenedor)

    un abrazo para ambos (o uno pa'cada uno, no se diga que soy tacaña)

    ResponderEliminar