Desde 2005
583 apuntes archivados a fecha 5 de septiembre de 2016






miércoles, 4 de enero de 2012

La mora de los dientes verdes

En preparación, la segunda parte.
.
.
[Tuve necesidad, el día 1 de enero, atendiendo recomendaciones balsámicas llegadas desde Orense, de salir de excursión, respirar aire, olvidar carbones y beber Oliva. Sin resaca alguna, pues no me bebí el fin de año, fui a visitar los caminos que anduvieron mis moriscos, en sentido contrario, desde la Muela de Cortes hasta Millares y Dos Aguas. Todo quedaría cojo si no conocemos el desenlace de la rebelión de los moriscos de Cortes de Pallás.]

"Que no venga la mora,
la mora con dientes verdes,
toda la noche ligero, mi niño, duerme.
Que no venga la mora,
la mora con dientes verdes..."
.
.
Tipos moriscos femeninos recreados en Mojácar.

3 de enero de 2012


La nana cristiana, concebida tras la expulsión de los moriscos, tiene guasa. Mala guasa.
Cada vez que he pisado las heredadas casas, cierto sofoco me ha abatido y retraído. Jamás he acertado a recriminarle, gritarle a doña Muy, mi suegra, ¡qué culpa tendrá ella!, alguno de mis pensamientos:

¡Se-ño-ra Mate-u, con “u”, es usted descendiente de repobladores u-sur-pa-do-res!

Digo esto, porque Dos Aguas es una población-reliquia-morisca, piérdanse por las intrincadas y estrechas callejuelas que zigzaguan hasta la cima en busca del torreón árabe.


El entramado urbano de la población de Dos aguas delata, sin contemplaciones, su condición morisca.

También lo digo, debido a que cuando atravieso la puerta de cualquiera de las dos casas heredadas construidas sobre la roca viva en la actual calle Mayor, sé que invado el piso sobre el que durmió una familia nativa, morisca, sí, pero nativa, hija de generaciones atrás sobre el mismo suelo, a lo largo de unos… puede que setecientos años, ahí es nada.

[Dije calle Mayor. Decir calle Mayor es decir mucho; como nadar entre piedras. La calle Mayor de Dos Aguas es calle, pero vía de tres metros de anchura que parte desde una breve seudoplaza, y que asciende, ladera arriba, en remontada agónica de cuarenta y cinco grados, en ocasiones más, a lo largo de unos setenta y cinco metros. Maldita sea mi estampa, ambas casas, la una junto a la otra, están situadas arriba del todo; son las últimas dos casas de la calle, en la acera de la izquierda, que no hay acera.]


Calle Mayor de Dos Aguas. A la izquierda, una de las dos casas referidas.
.
Sí, está claro, doña Muy es descendiente de repobladores, su apellido delata y sitúa ancestro en extinta corona de Aragón.

Tiene guasa la cosa.

Allá por el año 1609, año de la expulsión de los moriscos, Dos Aguas tenía 50 casas habitadas. Apenas unos años después, en 1646, sólo 7.
La tragedia se venía urdiendo, es bien sabido, tiempo atrás; el II era mucho Felipe y, sea como fuere, dio largas al asunto y toda la panda de advenedizos pusieron punto en boca. Ya lo dijo Manuel Azaña en El jardín de los frailes:

“Felipe II, alabado como Dios (creyentes hay para todo), maldecido como demonio (quedan protestantes asustadizos), me inspira un regocijo inextinguible.”

El hijo, el tercer Felipe, amén de torpe, fue gilipollas. Permítaseme el breve vahído, es necesario el repaso. Los cristianos viejos, de sangre según ellos, torpes frente a las excelentes artes de unos pobres moriscos, no podían soportar la firme competencia de quienes ofrecían mejor y más barato. Y de ahí, lamentos al inteligente y energúmeno cura, que cayó en la cuenta de que si se eliminaba a la competencia moruna, el cristiano dispondría de mayor moneda que depositar bajo las luminarias de los santos. Así, junto a otros eclesiásticos, el muy cabrón del patriarca valenciano Juan de Ribera presionó ante la superioridad y, entre pitos y flautas, la cosa se puso chunga para los moriscos. Encima, el gilipollas de Felipe III, resumiendo, falto de protagonismo y loco por dar un golpe de efecto ante las coronas europeas, permisivo ante las demandas de cofradías artesanales, avaros señores y frailes de rabo y cuernos, bajo falsos pretextos cedió y promulgó la definitiva expulsión, provocando la tragedia y la desaparición de no pocos núcleos habitados.

Tengo que explayarme, paciencia, nos iremos de excursión en breve…

Que un tercio de la población morisca habitase en el antiguo reino de Valencia no era moco de pavo, y un buen número de almas optó por rebelarse, entre ellas las naturales de Dos Aguas y poblaciones vecinas que acudieron, corrida la voz, a refugiarse y hacerse fuertes en la cercana Muela de Cortes de Pallás, imponente elevación natural de dificilísimo acceso sobre el Júcar. La imaginación vuela hoy al intentar comprender el grado de sufrimiento que hubieron de soportar niños, mujeres y ancianos, en una travesía inaudita a pie desde poblaciones más lejanas situadas a lo largo del Valle de Ayora y la Canal de Navarrés hasta la Muela de Cortes.


Impresionante vista de la Muela de Cortes de Pallás desde el castillo de Xirel. La flecha señala el lugar donde buscaron refugio 6000 moriscos según unos, 9000 según otros.


Vista aérea (Google Earth)que comprende las zonas mencionadas. Las localidades mostradas fueron enclaves moriscos sin exepción. El punteado amarillo muestra, sobre la parte más elevada, el lugar donde se refugiaron los moriscos sublevados, sitio donde Hidroeléctrica construyó una gran balsa que da origen a un espectacular salto de agua sobre el Júcar.

Supe, gracias a un raro documento que me animó al conocimiento largo, de una población abandonada (Otonel) y de un poblado desaparecido de nombre Boxet, ambos lugares situados sobre la extensa Muela de Cortes. Del documento, relativo a los últimos años de vida del Otonel de 1965, transcribo lo siguiente:

“El antiguo camino de herradura hacia Cortes iba por lo que hoy es la nueva carretera, estrecha y colgada a veces al vacío [sic], pero asfaltada. El acceso desde Millares y Dos Aguas hasta el Otonel era todavía más difícil y complicado, con camino sólo transitable a pie o en mula…”


Antes de continuar, permítaseme decir que tal camino, convertido en maltrecha y estrecha carreterilla, se puede realizar hoy en vehículo, a duras penas, no siendo aconsejable en absoluto en forma ascendente desde Dos Aguas y Millares. Es preferible y así lo recomiendan desde el ayuntamiento de Cortes de Pallás, partir desde ésta población, en trabajoso ascenso hasta Otonel, y descender hacia Millares y Dos Aguas. Confieso que jamás antes pasé por ahí. De vuelta al mencionado documento leemos lo siguiente:

“Otonel por no tener no tuvo ni cementerio [sic]. Los difuntos eran cargados en mulos, apoyados en las alforjas y envueltos en una sábana hasta Cortes donde eran enterrados…” “En sus cercanías se encontraba el poblado de Bugete, también conocido como Boget o Boxet que llegó a tener hasta 26 casas de moriscos con unos 90 habitantes… Hoy puede verse en lo que fue su ubicación, tan sólo un montón de piedras y restos de la acequia que traía el agua…”


Lugar exacto donde, después de buscarlo con insistencia, adivino la ubicación del desaparecido poblado de Boxet basándome en lo observado sobre el terreno: breves  extensiones de terreno cultivable, la presencia de un túmulo de piedras sobre una leve elevación del terreno y la existencia de una acequia que discurre en el lugar.


Fotografía tomada en el lugar. Túmulo de piedras en el montículo (inapreciable en la fotografía), terrazas cultivables (ninguna otra tierra apta para la labor en kilómetros) y la presencia de una acequia (bajo las terrazas, en el centro de la imagen, ligeramente a la derecha).


Fotografía tomada en el lugar. Terreno cultivable.


Fotografía tomada en el lugar. Arranque de la acequia (de buen caudal) bajo las zarzas.

Tuve necesidad, el día 1 de enero, atendiendo recomendaciones balsámicas llegadas desde Orense, de salir de excursión, respirar aire, olvidar carbones y beber Oliva. Sin resaca alguna, pues no me bebí el fin de año, fui a visitar los caminos que anduvieron mis moriscos, en sentido contrario, desde la Muela de Cortes hasta Millares y Dos Aguas. Todo quedaría cojo si no conocemos el desenlace de la rebelión de los moriscos de Cortes de Pallás.

Llegada a Cortes de Pallás.



Lamentablemente, el sol daba de cara. Panorámica de la Muela de Cortes.


Fotografía tomada en el lugar. Panorámica de la Muela de Cortes. En su vertiente Oeste, a la derecha, plataforma más elevada donde se produjeros deleznables hechos contra los moriscos.

Próximos a la población existieron tres aljamas moriscas con castillo: Xirel, Ruanyá y la Pileta. Sobre el de Xirel (imagen mostrada en la parte superior) se ejecutan obras de restauración en la actualidad. Nada queda del castillo de Ruanyá ni del poblado del mismo nombre.


Castillo de la aljama de Ruanyá. Imagen tomada de la red.

Castillo de la Pileta
(Imágenes propias)







 SUBIDA A OTONEL DESDE CORTES DE PALLÁS
(Imágenes capturadas en movimiento)





Un camino de cabras, nunca mejor dicho.










Aún quedaba bastante para llegar a Otonel y, a partir de este punto, nos sorprende la fauna salvaje.




Efectivamente, un camino de cabras... montesas y muflones que nos sorprenden.










Otonel a la vista.

OTONEL

Aljama morisca, su entramado no deja lugar a duda. Leamos, de nuevo, un fragmento del documento al que hice referencia con anterioridad:

"La aldea es de origen musulmán, probablemente vinculada en un primer momento al castillo que, con su pequeña guarnición, defendería los accesos a Cortes. Tras la conquista cristiana siguió habitada por moriscos y sufrió directamente su rebelión ya que éstos se refugiaron en la Muela tras el decreto de expulsión. Poco después de 1609, el lugar quedó totalmente despoblado y no volvió a recuperarse hasta el siglo XIX... En 2003, Plácida, la última vecina de Otonel, abandona la aldea definitivamente."

A fecha de hoy, el ayuntamiento de Cortes de Pallás se ha propuesto rehabilitar el abandonado pueblo. Son cuatro las casas que han sido rehabilitadas y habitadas esporádicamente.

Es fácil comprender que, en su momento, tras el decreto de expulsión, los rebelados procedentes de las poblaciones de la Canal de Navarrés (Anna, Chella, Bolbaite, Quesa, Bicorp, Navarrés... así como los de Millares y Dos Aguas, alcanzaron Otonel y desde aquí ocuparon la Muela de Cortes después de largas penalidades. A mula y a pie, familias enteras cargadas de enseres intentaron eludir su destino.








Nadie respondió a mis repetidas llamadas a golpe de claxon. Cuatro o cinco vehículos aparcados, y ni un alma.

DESCENSO DESDE OTONEL A MILLARES
(Imágenes captadas en movimiento)

Experimentada la bajada, golpe a golpe sobre la palanca de las velocidades, casi siempre en segunda (ahí es nada) con remates sobresaltados, el ánimo se suicida. Lo captado por el visor de la cámara no da fe de la realidad visitada; las imágenes carecen de la profundidad de los tajos y precipicios; difumina todo lo que el alma absorve desde las peñas. Contemplo, vivo, percibo, metro a metro, el camino de los errantes; del éxodo regalado. En un recodo, bajo los riscos, busco a Ana en sus pechos generosos desde el vértigo y, ante el aspaviento del miedo, comprendo que en las cumbres se materializa el invierno, frío otoño, tal cual, muy frío en las piedras que piso, las mismas que soportaron peso entre septiembre y octubre de 1609, después del edicto promulgado y publicado en estas tierras.


   
Vómito calcificado de ancianos en la linde; ateridos niños de pecho amamantados al frío, al cobijo de unas piedras orientadas al sur bajo los pinos; acopio de yesca y oración sobre el relente, la carne junto a la carne cálida del otro, y al rojo expirado por las bestias, las mulas cerca.













DESENLACE DE LA REBELIÓN DE LOS MORISCOS EN LA MUELA DE CORTES
(Próxima entrega)

Rebelión de los moriscos en la Muela de Cortes. Lienzo de Vicent Mestre (1613)

______________________________________________________

Música de fondo:
Música morisca de "Al-Buruz", Romance del rey moro.
.




14 comentarios:

  1. ¡Que interesante!
    Una magnífica entrada, espero con impaciencia la continuación.
    Gracias.
    Salud

    ResponderEliminar
  2. pero a ver...
    este post es del 31 de diciembre de 2011 o del 1 de enero de 2012 o es del pasado otoño?
    me ha despistado este detalle:
    "En un recodo, bajo los riscos, busco a Ana en sus pechos generosos desde el vértigo y, ante el aspaviento del miedo, comprendo que en las cumbres se materializa el invierno, frío otoño, tal cual, muy frío en las piedras que piso, las mismas que soportaron peso entre septiembre y octubre de 1609, después del edicto promulgado y publicado en estas tierras".

    buscando tus orígenes... te lo recomendó MªJesús de Paradela? (también es broma).

    Sin duda, te gusta mucho todo lo que has descubierto y leído sobre el éxodo de los 6000 moriscos, lo transmiten tus palabras y descripciones.

    Una interesante lectura; junto con la visión de los mapas y sus leyendas.

    un fuerte abrazo y me alegro que de que hayáis disfrutado estas días de descanso.

    :))

    ResponderEliminar
  3. Me he quedado a medio leerte. Tendré que tomármelo con calma.
    Un abrazo José Alfonso.
    Espero que estés bien.

    ResponderEliminar
  4. Vendré con más tiempo.
    Otro abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Menudas carreteras!

    Pero las vistas son fantásticas, a pesar de las fotografías planas y sin perspectivas se vislumbra.

    La pureza de nuestra sangre es una amalgama de culturas; a cual más culta.

    Ya espero la continuación. ¡Me gusta!

    dos besos y que tengáis un buen año, amigo

    ResponderEliminar
  6. Primero y muy importante: prefiero una morisca de dientes verdes, que una cristiana de camisón cagado porque no se lo cambió en años...ya me gustaría a mi saber si la Católica pasó por el castillo de las piletas y descubrió para qué servía el agua.
    Esi se mete conmigo...¿te das cuenta? hablas de Ourense y todos saben que soy yo...me estoy universalizando por momentos.
    ¡Qué lección de historia!

    ResponderEliminar
  7. A ver si lo he entendido bien: así que tú eres de los que en vez de hincharte de mantecados y sidra con el cuñado de turno en Navidad te pillas una mochila y te vas por ahí a escudriñar la historia... ¡Madre mía!, sí que has disfrutado y has encontrado.
    Es un reportaje completísimo y muy interesante, tendré que guardar el enlace, sé a quien le va a encantar.
    Qué bonita es nuestra tierra, no me extraña que tantos hayan peleado por ella.
    Feliz 2012.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  8. Reportaje importante. Tendré que leerlo afinando más.
    Espero que estés bien
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Qué bien que hayas disfrutado estos días.
    Un estupendo reportaje nos dejas.
    Espero que todo vaya bien.
    Besos, Pepe.

    ResponderEliminar
  10. Hola gracias por informarnos tan detalladamente sobre estos sucesos... He buscado una resolución más grande de los cuadros de sublevación en la Muela de Cortes, en la Vall de Laguar, y en el puerto de Denia y Orán sin resultado, que pena que las que están en la pagina de Bancaja sean tan diminutas, desearía tener unas imagenes de mayor calidad e estas donde percibir los detalles... y no verlas borrosas.... si alguién puede ayudarme se lo agradezco Jose maría Benavent r.lluri@hotmail.com

    ResponderEliminar
  11. vaya eso si que se ve realmente peligroso para pasar por alli. paginas web

    ResponderEliminar
  12. todos esos lugares se ven perfectos para realizar arqueologia :) casas en venta

    ResponderEliminar
  13. jajaja
    acabo de leer el comentario de MªJesús jaja
    la cagué??? jajaja
    más que cristiana :)) soy morisca, mis orígenes son musulmanes, solo tendrías que ver mi aspecto: nariz con carácter, morena y boca grande jajaja.

    ResponderEliminar