Desde 2005
583 apuntes archivados a fecha 5 de septiembre de 2016






viernes, 9 de mayo de 2014

Avezno

.

.
Basado en real anécdota de Joan
.
El despertar de aquél día fue angustioso, no me lo podía creer. Rastreé mi cuerpo, a continuación, de arriba a abajo. Así ocurrió durante varias jornadas, era increíble, aquello aparecía sobre la sábana y, sin embargo, nada delataba mi intacta piel; todo un fenómeno indescifrable que en nada contradecía, no obstante, al hecho cierto que sobre mí se cernía: ¡estaba mutando, dios, yo estaba mutando, coño, eran tan inverosímil como cierto! Concluí, para angustia mía, que pronto me saldrían pico, alas y afiladas garras, no me lo podía creer, era anti natura.
Por fin descubrí, Al-lâhu Akbar, que un agujero en mi almohada dejaba escapar, noche tras noche, parte de su relleno de diminutas y jodidas plumas.   

2 comentarios: